Cine de Cero Presupuesto

¿Cómo hacer una película de sin (casi) dinero?

En un post anterior, te enseñé cómo se hace una película tradicionalmente, pero en este, te quiero enseñar específicamente cómo puedes hacer una película, ya sea corto o largometraje, prácticamente sin dinero. Es lo que llamamos cine de cero presupuesto y es lo que te va a permitir practicar tu arte de forma efectiva y económica, mientras encuentras tu voz como cineasta y generas un cuerpo de trabajo que te preparará para proyectos más grandes y complicados.

La herramientas principal con la que vamos a trabajar para poder realizar nuestro proyecto con la menor cantidad de dinero posible es la improvisación.

Así realicé yo mi largometraje “Berlin Junction”, el cual costó la gran suma de 2.500 €, unos $3.000 y del cual aprendí de muchos errores y otras herramientas muy valiosas para futuros proyectos. Y es lo que aprendí de mis errores y lo que pienso que funcionó lo que quiero transmitir con este video para que puedas aplicarlo tú mismo.

Lo primero que necesitas para hacer tu película sin dinero, es una idea. En el sistema tradicional, esta idea se convertiría primero en un guión el cual después es desglosado para buscar el financiamiento necesario.

Pero la ruta tradicional puede llevar una enorme cantidad de tiempo que a su vez cuesta dinero y te impedirá avanzar en el proceso de realización.

Por eso, en este caso vamos a llegar hasta realizar lo que se conoce como Scriptment, que es una especie de paso anterior al guión terminado, en donde simplemente describes sin mayor detalle y sin diálogos definidos lo que va a pasar en tu película. Y será esta la base en la que vamos a comenzar a improvisar.

Pero el proceso de improvisación comienza desde el momento en que realizas ese Scriptment en base a una idea general que tengas para tú película. Mira este video primero, para que veas cómo realizar tú Scriptment y luego continúa aquí.

La forma más eficiente de ahorrar dinero en un rodaje cinematográfico, es gastar la menor cantidad de tiempo en el rodaje como tal, ya que es esta fase la que más se puede comer tu presupuesto por el equipo técnico y humano que necesitas, la comida, las locaciones y cualquier elemento que necesitas capturar.

Y la mejor forma de gastar la menor cantidad de tiempo en el rodaje es gastar la mayor cantidad de tiempo en la pre-producción y preparación con tus actores. 

De modo que con tu Scriptment finalizado, le das una idea a tus actores de la trama de su película, sin detallarles las escenas o situaciones  y comienzas a trabajar con cada uno de ellos para preparar su personaje detalladamente.

La idea es construir cada personaje a través de técnicas de improvisación para que tus actores sepan reaccionar a cada situación que se les presenta durante el rodaje, sin tener que memorizar diálogos, acciones o una puesta de escena específica, sino que sean libres de crear en cualquier situación que los pongas.

Tú sabrás lo que pasa en tu historia, pero ellos solo sabrán cómo son sus personajes y su entorno.

El objetivo es que tus actores conozcan a sus personajes tan a fondo, con toda su biografía, manías, gestos, que no importa lo que esté sucediendo a su alrededor, este sabrá siempre reaccionar en personaje.

En próximos videos te iré detallando técnicas y herramientas de improvisación para que las trabajes con tus actores con este fin, así que no olvides de suscribirte para que no te los pierdas.

Una vez que hayas trabajado a fondo los personajes con tus actores es hora de rodar.

En cuanto al equipo técnico, te recomiendo que utilices 2 cámaras simultáneas para que tengas mayor cobertura de la escena en menos tiempo. Hoy en día las cámaras son tan baratas de alquilar o incluso puede que tengas ya una, así sea tu celular, por lo que gastarás menos dinero que si tienes que dedicar más tiempo a repetir escenas para grabar distintos tipos de planos.

Recuerda, el objetivo es gastar la menor cantidad de tiempo durante el rodaje.

Para este proyecto olvídate de cualquier otro tipo de elemento técnico, además del sonido. Vas a utilizar cámara en mano todo el tiempo o si acaso un trípode para algunas tomas de apoyo o puntuales. Vamos a utilizar únicamente luz natural o prácticas, es decir las luz original que exsita en tu locación y olvídate de dollys, grúas que lo requieren de una gran cantidad de tiempo y práctica para ejecutar adecuadamente. Si acaso, te recomiendo un Gimbal sencillo si consideras necesario. 

Aquí te dejo links a algunos de mis equipos favoritos para este tipo de proyectos. Pero las características que tienes que tomar en cuenta al elegirlos son básicamente que sean pequeños y portátiles para que sean fácil de manejar a cámara en mano en todo momento, que sean sensibles a la poca luz, ya que no estarás utilizando luz artificial en ningún momento y para el sonido que sea lo más discreto y portátil posible para que pase desapercibido en locaciones complicadas y tengas la mayor flexibilidad de movimiento posible. 

En un próximo video, hablaré más detalladamente del equipo que considero ideal para este tipo de proyectos Ninja. 

Te recomiendo que no planees un rodaje de más de 7 días si es un largometraje o 2 días si es un corto y que intentes rodar en días consecutivos en lugar de dividir el rodaje en varios fines de semana por ejemplo. Esto es importante para los actores, que estarán improvisando, para que no pierdan el ritmo e hilo del proceso y sus actuaciones sean más efectivas. Además de que si estás alquilando o pidiendo prestadas las cámaras, será más económico y conveniente alquilarlas por un período de tiempo continuo donde pueden hacerte un paquete especial, a estar alquilándolas por 2 días durante 3 semanas.

Lo único en lo que no deberías intentar ahorrarte nada de dinero, es en alimentar a tu gente, tanto actores como personal. Por eso, piensa en tener a la menor cantidad de gente posible durante tu rodaje. 

Todo lo demás, vestuario, utilería, salarios, etc. tendrá que ser “donado” o fiado por tus actores y personal. 

Pero por favor, no tomes esto como una constante en tu carrera. Asume y transmítelo así a las personas que te están ayudando a llevar a cabo tu proyecto, que este es tú primero proyecto, pero con cada proyecto tendrás que ir asumiendo nuevas responsabilidades presupuestarias y comenzar a pagar, así sea sumas simbólicas a todos tus actores y personal.

Por eso de nuevo, la máxima es la menor cantidad de gente, durante la menor cantidad de tiempo. Mientras más hábil y dedicado seas en los oficios técnicos de realización, menos gente necesitarás para realizar las tareas que podrás hacer tú mismo, hasta que tengas el presupuesto necesario para comenzar a delegarlas en otros proyectos.

Y es en la post-producción donde esto cobra mayor importancia, porque mientras más habilidades y conocimientos técnicos de post-producción tengas, menos favores o dinero tendrás que pedir para culminar tú película.

Para el proceso de Post-Producción te recomiendo que utilices el Software Davinci Resolve. La razón principal es que es totalmente gratis! Y no solo eso, tienes en un solo paquete todo el software necesario que necesitas para editar, trabajar el sonido, hacer etalonaje y masterizar tu película, sin salir del software en ningún momento.

También te iré enseñando cómo utilizar este programa en cursos y videos a futuro, así que suscríbete a nuestra newsletter, que no te cuesta nada y podrá convertirte en un cineasta íntegro.

Si tienes la capacidad de editar, mezclar y colorizar tú mismo, pues no gastarás nada de dinero en esta fase y puedes tomarte la mayor cantidad de tiempo que requieras para realmente afinar y elevar tu película al mejor nivel de calidad posible.

Al final, terminarás con un proyecto que en el mejor de los casos te permitirá entrar en festivales, podrás vender en plataformas digitales o podrás enseñar a futuros inversionistas o productores para tus próximos proyectos.

Y en el peor de los casos, habrás realizado una película completa, de inicio a fin, con toda la experiencia y aprendizaje que esto te brindará para que puedas aprender de tus errores y aplicar lo aprendido en tu próximo proyecto.

Lo importante es levantarse y repetir el proceso de nuevo, aprendiendo cada vez y avanzando así sea a pasos de bebé con cada proyecto. 

Además, todos tenemos una gran película dentro de nosotros, pero también todos tenemos muy malas ideas que no sabremos qué tan malas son hasta que las hacemos realidad. Así que mejor deshacerse de todas las ideas malas posibles gastando la menor cantidad de dinero, mientras afinas tus habilidades, encuentras tu voz y te conviertas el cineasta que produzca esa gran película que llevas dentro.

Nos vemos en el próximo post y no dejes de soñar a 24 cuadros por segundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *